Buscar
  • Leonardo Latorre Melín

Los Independientes en liminalidad

La liminalidad se define como ese momento cuando no estás en un sitio ni en otro, algo así como estar frente a un umbral que refleja aquello que se ha ido y lo que está por llegar. Y es que como sociedad estamos en ese umbral donde lo nuevo está por nacer y lo viejo se niega a morir.


Por viejo me refiero a aquellos dispositivos de poder anquilosados en grupos que manejan a la sociedad para el resguardo de sus propios intereses y por nuevo entiendo la conciencia de los ciudadanos que se organizan arrebatando dicho poder para construir una sociedad más justa.


Un ejemplo de esta concentración de poder es la serie de obstáculos que deben enfrentar las listas de candidatos independientes que se presentan a las elecciones de abril. La serie de trabas que implicó conseguir los patrocinios para la inscripción en un período muy corto sumado a la falta de maquinaria y financiamiento que tienen los partidos políticos y al silencio que nos imponen los medios de comunicación tradicionales, hacer campaña, se vuelve un doble desafío.


Pero, hay una ventaja que tenemos los candidatos independientes inscritos y es que contamos con las redes ciudadanas y el trabajo en terreno que hemos desarrollado durante años. En mi caso como candidato en la lista D, “Soberanía Ciudadana” en el Distrito 7, Viña del Mar, Valparaíso, Concón, Casa Blanca, Juan Fernández, El Quisco, El Tabo, Cartagena, San Antonio y Santo Domingo, debí recurrir al apoyo de ciudadanas y ciudadanos que me conocen desde mi trabajo por más de 10 años como rescatista voluntario en el #BoteSalvavidas, lo mismo desde la campaña ciudadana #QueremosParque movimiento que busca crear un gran parque nacional en la zona central del país en los valles de Colorado y Olivares del Cajón del Maipo, y desde mi rol como director ejecutivo en Regenera ONG, una organización que fundamos el 2016 para promover los valores del turismo y desarrollo sostenible en Chile y Latinoamérica, a lo que se suman salidas a las plazas con megáfono en mano para solicitar el apoyo. Todo esto fue lo que nos permitió sortear esta primera valla.


Tal vez muchos de ustedes han escuchado el podcast de “la Cosa Nostra” donde se desnuda el funcionamiento del poder y la forma en que los grandes grupos económicos, políticos y de intereses privados utilizan el poder a su propio beneficio, lo que hoy podemos observar en el intento por invisibilizar candidaturas independientes, coaptando incluso el título de “independientes” y el valor que reviste el concepto en un escenario donde la confianza en los partidos políticos es de un 2% (CEP, 2019).


Por lo tanto la primera batalla que debemos dar para cambiar el país y escribir una constitución que ponga el foco en la ciudadanía y sus derechos es luchar contra el cerco comunicacional que ha dejado fuera a las candidatas y candidatos que no somos parte de la élite política y económica del país. Es por ello que los invito a hacer suyos los grandes temas que esta nueva constitución deberá al menos asegurar.


Una Constitución PLURINACIONAL: que reconozca la diversidad cultural del país, respetando la libertad de cada pueblo y nación a construir y fortalecer su propia identidad. Este reconocimiento y visión debe poner en el valor que merecen los pueblos originarios pero también el pueblo tribal afrodescendiente chileno, terminando con su invisibilización.


Una Constitución LAICA: Donde se respeten las libertades de credo, religión y opiniones filosóficas sobre la vida y la muerte, sin imponer una visión particular de un grupo de la sociedad sobre el resto de ella, respetando así los principios humanistas que deben primar en nuestra sociedad y que han sido consagrados en la Declaración Universal de Derechos Humanos.


Una Constitución ECOLÓGICA: que aborde los principios de la ecología de manera transversal y no solo en un artículo de la constitución como sucede hoy. Los seres humanos somos interdependientes de la naturaleza y todo lo que afecta al medioambiente nos afecta también. Por eso debemos reconocer a la Naturaleza como sujeto de derechos, garantizando que los ciclos ecosistémicos se sostengan en el tiempo, manteniendo su condición original y al mismo tiempo permitiendo que la ciudadanía tenga la posibilidad de hacer uso simbólico y recreativo de ella.


Una Constitución INCLUSIVA: Debemos asegurar el derecho de todas, todos y todes las personas a tener una vida digna, independiente de la cuna donde nos tocó nacer, nuestro apellido, el color de nuestra piel o el liceo o colegio en el que estudiamos, para ello es fundamental tener las mismas oportunidades que nos permitan nuestro desarrollo como ser humano, reconociendo la diversidad como parte de la riqueza humana, priorizando acciones hacia grupos que requieran atención especial por condiciones o situaciones particulares que enfrentan.


Una Constitución SIN DISTINCIÓN DE GÉNERO: Debemos garantizar la igualdad de derechos sin importar el género u orientación sexual de las personas, poniendo especial énfasis en mujeres, personas no-binarias, personas Queer y disidencias sexuales.


Los invito a todas, todos y todes a romper el cerco comunicacional y compartir en sus redes sociales y medios de comunicación alternativos las candidaturas independientes de sus distritos. La convención constituyente es un proceso de la ciudadanía, no dejemos que nos roben los sueños y esperanzas y construyamos juntos un mejor país.

Leonardo Latorre Melín

Candidato Constituyente, Lista D “Soberanía Ciudadana”, Distrito 7


5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

El asesinato de Francisco en manos de Carabineros y la posterior represión vivida por su familia en el velorio, es otra muestra más de una policía descontrolada que requiere intervención urgente. Como